Humor Amarillo: The race

Hoy no voy a hablar de carreras aunque en el título haya podido parecerlo.

Un par de semanas antes del Maratón de Madrid decidí participar en la I edición de una emulación del ya mítico Humor Amarillo (Takeshi´s castle) que en este país se le conoce sobretodo por los comentaristas españoles y el afamado “Chino Cudeiro”. Toda una generación de treinteañeros crecimos con este mítico programa

A pesar de la coletilla “The race” (todo lo que sea una carrera parece que huele a dinero) no es para nada una carrera, sino una serie de pruebas (6) similares a las vistas en el mítico programa.

El espacio donde se realizan estas pruebas está ubicado en Algete y es fácil de localizar ya que hay personas que esperan en la entrada que está a pie de carretera para indicarte donde aparcar.

Vaya por delante que yo participé en la I edición y puede que algunas de las cosas que cuente no sean iguales en sucesivas ediciones y algunos de los fallos sufridos estará seguramente solucionados.

En mi caso las pruebas me parecieron correctas y divertidas en su mayoría aunque el mayor problema que le veo es la larga espera que se sufre entre prueba y prueba ya que se realizan de uno en uno con lo que no solo no da tiempo a repetirlas sino que se corta demasiado el ritmo.

Además si eres de los que va a ganar la prueba o sales el primero o es virtualmente imposible que ganes, ya que el ganador es el primero que acaba todas las pruebas con lo que al ser por turnos como no estés al principio, olvídate de competir aunque consigas todas las pruebas. Yo mismo completé todas las pruebas salvo una y ni siquiera se en que puesto acabé ni como de cerca o lejos estuve del ganador. Poco pensado para la competición por lo que no vayas con mentalidad de ganar porque no vas a disfrutar.

En mi caso una prueba no se pudo realizar por falta de combustible para el castillo hinchable que era necesario (fail total). Por el precio que se paga, 43 euros, me parece un error difícil de justificar. De hecho tras haber participado me parece un precio excesivo, ya que ni siquiera se obtiene algo de beber y con la inscripción solo te llevas la camiseta, la cual no tiene talla de mujer mas pequeña que una M de hombre. Y no hemos recibido ningún tipo de compensación por ello.

A pesar de estos fallos la verdad es que nos lo pasamos muy bien, como no podía ser de otra manera estando acompañado de mis compañeros de batalla, Los Medio Almendros.

Y como muestra de todo esto os dejo un vídeo con lo mejor del día.

Como conclusión si estáis interesados en esta experiencia de ocio os comento que me parece algo caro para lo que ofrece a día de hoy, pero si vas con amigos es una experiencia que  resulta divertida y merece la pena, sobretodo teniendo en cuenta que irán puliendo estos detalles que he comentado a medida que lleven mas ediciones realizadas.