Corriendo por el corazón de Madrid

En el último mes he participado de manera algo inesperada (dorsales de gente lesionada que te llegan en el último minuto)  en dos carreras que me encantan ya que su recorrido transcurre por las calles mas emblemáticas de Madrid.

Me refiero a la 37 Carrera del agua y la 8 Carrera de Madrid (o Norte contra Sur).

Estas carreras me encantan ya que participa mucha gente y se forma un ambiente de fiesta del deporte que adoro.

Y si le añades el correr sin coches por calles donde he vivido y realizado multitud de actividades y vivido muchos momentos personales para el recuerdo la diversión y satisfacción es total.

Ambos son circuitos con una altimetría suave (pero ojo con subestimar el esfuerzo necesario para acabarlas y participar sin haber entrenado antes) que provoca que muchos corredores intenten realizar su marca personal en los 10kms.

Este año he corrido rodeado de muchos compañeros de running y la verdad es que es lo que mas me motiva para participar en estas carreras. Eso y las cañas de después claro.

Pero este año además pude cumplir un pequeño sueño que no ha sido ni mas ni menos que hacer de liebre para uno de mis mejores amigos el cual siempre tiraba de mi y me esperaba cuando yo no era mas que un futbolista que se arrastraba por las carreras.

Ahora la situación es distinta ya que yo llevo dos años y medio sin jugar al fútbol y entrenando en un club de running para corredores populates y el se ha unido al mismo hace tres meses.

Asi que en la carrera del agua  lo dimos todo con un objetivo muy claro: que bajara de 45 minutos.

Había seguido un plan de entrenamiento en Tigers Running Club y estaba preparado para ello.

Además debo decir que Nacho cuando estábamos en el instituto tuvo una lesión en el rotuliano que le tuvo un año de rehabilitación.

Era un reto doble pues, conseguir el tiempo y que no se resintiera de esa vieja lesión.

Y el reto fue logrado!

44 minutos 30 segundos nos llevaron a entrar juntos de la mano en la meta hinchados de satisfacción y felicidad. Juntos todo es posible amigo.

Asi que tras estas dos carreras de 10 km y la temporada de asfalto cerrada solo queda disfrutar de la Madrid Night Race 2016 esta madrugada del sábado 9 al domingo 10 de Julio (para la cual he sido invitado) y preparar el siguiente gran objetivo que es el 3 de Septiembre… y será el mayor reto al que me he enfrentado hasta ahora… pronto sabréis mas!